Cristoveres eran miembros de una comunidad espiritual en las provincias centrales de Rusia desde el siglo XVIII, su camino estaba basado en la acumulación de Espíritu Claro y en alcanzar el grado de cristos y teoengendradoras. Sus comunidades se llamaban ‘las carabelas’.