Así en el zoroastrismo son llamados los espíritus malvados que hacen daño al hombre. En la Tierra están representados en forma de insectos, reptiles, aves rapaces y otros bichos mordedores.