“Del lat. calic, calix, cáliz, es decir, ‘portadores del cáliz’. Los cálicas eran los apóstoles de la ortodoxia bogomila antigua.”