En el misticismo de los cátaros: la manifestación del fuego del amor paternal del Altísimo que envuelve a Sus fieles hijos y discípulos.