Término místico. Según revelaciones divinas al autor, es el centro astral de la civilización del diablo, la fuente de luz de Lucifer, que está localizada en la 4ª dimensión (cósmica y astral). Geográficamente está situado a algunos kilómetros de altura por encima de las montañas tibetanas.