Lazos matrimoniales entre los seres humanos y la Divinidad. El corazón espiritual es capaz de contraer matrimonio teogámico. El corazón espiritual se entrelaza con toda la humanidad, con el Padre y la Madre del amor puro. Este es el orden de la Teocivilización, cuando el Padre, la Madre y Sus hijos son Uno en una unión virginal inseparable, permanecen en un diálogo confidencial de amor y servicio.