En la tradición gnóstica cátaro-bogomila, la sabiduría personificada del Padre del amor puro, la Madre de la Buena Providencia, la Guía de todas las almas luminosas. La hipóstasis materna del Altísimo, plasmada y manifestada en el presente.