Montaña en el norte de España, lugar de Revelación de los inmortales y perfectos cátaros a Juan de San Grial. Allí tratan de ir los corazones despiertos de los bogomilos, cátaros, sufís de nuestros días así como de simples peregrinos. Y allí reciben revelaciones del Espíritu Santo que emana del Padre Solar que revive en el interior.