Así la Madre Divina llama al conjunto de operaciones etéricas escalonadas para el cambio del alma del teo-hombre realizado por Lucifer hace 7,500 años. Presentándose como “el señor de la Tierra”, “el todopoderoso”, “el padre de los ejércitos de los mundos terrenales” y utilizando la magia, la hipnosis y la mistificación, el enemigo del género humano sometió a las almas ingenuas de los cielos inferiores, y las hizo pasar 180 operaciones para el desarrollo supuesto del potencial de “otro amor” (la lujuria).

El remodelado de adaptación es lo que algunas religiones terrenales representan como “la creación del hombre”. En realidad, a los teohombres les han extraído una parte de los compuestos divinos e insertado los ajenos, diabólicos, viciosos. Como resultado apareció el Homo sapiens mortal, racional, lujurioso y agresivo con el corazón espiritual cerrado.

La doctrina del remodelado de adaptación es fundamental en la espiritualidad cátara. La práctica espiritual cátaro-bogomila está dirigida a la victoria sobre el remodelado de adaptación y al regreso a la imagen original del teohombre.