El rango más alto de la escalera espiritual de los caballeros-iniciados cátaros después del de los puros , los perfectos y los ungidos. Son los devotos que han vencido la muerte, santas almas ungidas. Gracias a su hazaña del trabajo interior, del perfeccionamiento espiritual y el amor sacrificial, se han hecho merecedores de formar parte de los panteones de las divinidades bondadosas.