Juan de San Grial afirma que el hombre no tiene pecado en su naturaleza, sino la inmaculadez original, y es ajeno a cualquier imperfección. La inmaculadez original está sellada en el interior de cada alma, así como su potencial divino, y tiene que ser abierta y desarrollada. Es un punto importante de la enseñanza y práctica cátara.