“La Inquisición romana denominó cátaros a los bogomilos de Europa occidental, a los inmigrantes procedentes de países eslavos y de los Balcanes. Los bogomilos se llamaban a sí mismos buenos hombres (y buenos cristianos), bonshomes (del francés bon homme: buen hombre)”