o Fogón o el corazón inferior – En el esoterismo de los cátaros, es el foco del enardecimiento lujurioso en el cuerpo astral del ser humano, un microscópico reactor atómico insertado en el Homo sapiens por Yaldabaot durante el remodelado de adaptación, que emana un calor radiactivo. Es la fuente de las pasiones bajas (la libido) en la persona. El fogón irradia una energía mortífera de descomposición, cierra el corazón espiritual y apaga la acción del divino inicio inmaculado.