Cáliz misterioso en el que José de Arimatea recogió toda la sangre de Cristo en Getsemaní. En los siglos XI-XII la presencia del Grial estuvo relacionada con los castillos cátaros de Montsegur y San Salvador. El Santo Grial es la Iglesia de los santos y los perfectos, que están en el divino estar. La idea central del Santo Grial, así como lo ve Juan de San Grial, es el Cáliz de cálices, que durante la creación del mundo contuvo en sí la Última Gota del Altísimo, de la cual fue engendrado el hombre. En el Grial se recogen las últimas gotas de cada alma que viene a la Tierra. Él está en los cielos, en el divino estar y a la vez en el corazón espiritual del ser humano.