Cruz pentasolar: cruz en cinco círculos giratorios como misterio de superación constante. Los cinco círculos significan: 1) la cruz personal, 2) la que cargamos por el prójimo, 3) la del celícola (por todo el mundo), 4) la intergaláctica, 5) la teogámica (de la teogamia que implica el compartimiento de la cruz del Padre y la Madre Celestiales). A diferencia de los criterios tradicionales cristianos, la cruz ardiente cátara no es un símbolo de la muerte y resurrección de Cristo sino la clave de la divinización. No está fija, nunca es estática, pero estando grabada en el corazón, empieza a girar (símbolo: carroza, kolovorot), de escalón en escalón ardiendo cada vez más y revelando la bienaventuranza del sufrimiento co-redentor.