Del griego clásico purificación – En la práctica cátaro-bogomila, vía de purificación permanente, de escalón en escalón y cada vez más profunda. Además, la palabra ‘catarsis’ en la Iglesia de Juan substituye a la tradicional “confesión”: el arrepentimiento, entendido no como comparecencia de un culpable ante el Juez, sino como el diálogo en confianza con un anciano espiritual y, por su mediación, con el Padre Amante.