Estado místico del ungido, su permanencia simultánea en dos o más planos de la existencia, momento en el que el custodio del Grial aparece a la gente en sus cuerpos espirituales y realiza un servicio misterioso. Las bilocaciones van acompañadas de sufrimientos espirituales y, a menudo, físicos.