Beatitudes bonhómicas – Vienen de Bonné, la bondad sobrecelestial que se derrama de los tronos del Padre y de la Madre del Amor Puro.