Término mencionado por la Reina Celeste en «La Rosa de los Serafitas», ciclo de revelaciones a Juan de San Grial en el Monte del Ruiseñor (principios del s.XXI). La estancia misteriosa de 16 años de duración y la unión dulcísima de María con Cristo, que se le aparecía envuelto en la gloria divina. Es el misterio de la unión del hombre con la divinidad, a la que está llamada toda la humanidad. Es la cima del Reino Divino y del camino de divinización. El alma contrae matrimonio místico con la Divinidad, enriqueciendo su interior con los compuestos mírricos e inmortales del Padre del amor puro. La Reina Celestial fue la primera en ser introducida en el Aposento nupcial durante su comunicación arcana con Cristo en el Monte del Ruiseñor. El camino hacia el Aposento nupcial no es fácil y supone la victoria sobre el mal y la muerte, así como el rechazo total de las quimeras de este mundo. Cristo habló sobre el misterio del Aposento nupcial en el Evangelio: ‘¿Pueden los hijos de la recámara nupcial tener luto entre tanto que el esposo está con ellos? Mas vendrán días cuando el esposo les será quitado, y entonces ayunarán’ (Mt 9:15).