III. La Práctica de la Meditación Cátara. Escalones Universales.

Juan Avilona

11 diciembre 2020

La práctica de la meditación cátara implica transfigurarse a si mismo

La práctica meditativa implica un proceso de nuevo modelado del ser, no eliminar el ser ( Anātman, insubstancialidad de un yo) sino renacimiento constante del yo autentico, espiritual, de Adam Kadmon. En términos zoroastrianos se llama Frashokereti, la transfiguración del ser ( Frashkart: la transfiguración escatológica del ser interno para la entrada en el orden del mundo solar, la victoria de Ahura Mazda sobre Ahriman. La transfiguración interna del mal hacia el bien). En muchas culturas esta representado como el Ave Sol, la resurrección, el gran despertar o el nuevo nacimiento. La insubstancialidad es en realidad del “yo” vetusto, remodelado y mezclado. Por lo que es necesario pasar por una serie de escalones o fases tanto en cuerpo, en mente como en espíritu, hasta volver a nacer de nuevo. En cuanto a la postura no es unívoco, ya que lo importante es la sobreiluminacion del alma respecto a su estado espiritual y la observación de los estatutos Arta y misterios de la Sabiduría Divina, aunque la espalda obligatoriamente debe estar recta. Sentados o tumbados (también se puede arrodillados), pero con la espalda siempre recta, para evitar la debilidad (una condición para entrar en el mundo espiritual es vencer las debilidades corporales). Estando sentados, apretar el pie derecho contra el muslo izquierdo. Esto es el loto inicial, la virginidad de nuestra Madre Divina en su hipóstasis de Guan Min. Al menos un pie debe estar despegado del suelo, como señal de que ya no caminamos más sobre la tierra, sino en la tierra como en los cielos. Esta es  la enseñanza de la meditación verdadera. 

En palabras de Juan de San Grial:

Es particularmente difícil. Sólo unos pocos Homo sapiens terrestres actuales pueden realizar la meditación completa, aunque se atreven a ser maestros y a crear escuelas. Hay que pasar miles de aduanas, porque no permiten salir de los límites del remodelado de adaptación: os detienen. En esta cáscara eterna, samsara (eterna desde el punto de vista de los que entran en estas esferas mezcladas), se prometen algunas ventajas y las almas vienen a pegarse a estos arrecifes de coral. Las aduanas existen y prohíben con su fatal remodelado de adaptación: “Si habéis consentido descender a la tierra y al remodelado, por favor, dad vueltas en una rueda para ardillas”, así sobreentienden. 

Los distintos escalones son universales, ya que cualquiera puede practicarlos y adentrarse en ellos, sin importar la edad, religión o credo, más aun es inevitable en el camino espiritual no pasar por ellos, independientemente de que en su manifestación exterior y cultural adopten otros nombres o cantidades, 4 , 10 o 15, de allí su universalidad. Se trata de recobrar la visa sobre los auténticos misterios del Universo, ya no tanto del budismo en particular o del cristianismo, sino la union en un todo con la Sabiduría Espiritual Intergaláctica.  

Para ello, este mismo articulo se ha escrito como una meditación en sí. Pasando contemplativamente por los distintos conceptos y nuevas esferas haremos un recorrido interior por los escalones espirituales: habrán aspectos sin comprensión, dificultosos en las que se requiere introspección, paciencia, diálogo, reducción de estímulos, etc. y otros momento más sobreiluminados y elevados que sobrellenan al alma con paz y claridad interior.

Por lo tanto, los escalones del camino espiritual de Guan Min, restablecido por los cátaros actuales son: 

  1. El despertar (hace falta un Buda, despierto), 
  2. La catarsis, la liberación, la batalla inevitable (que supone la purificación), 
  3. La reducción de las ataduras de este mundo para,
  4. La elevación , el vuelo a los mundos meditativos, y 
  5. La entrada en las esferas sobrecelestiales, 
  6. La permanencia en ellas cuando es posible, estando en la tierra. 
  7. Mantener y multiplicar: permanecer y retener la esfera meditativa a pesar de las duras circunstancias, no responder al mal con el mal, sino con el bien sabio multiplicado. 
  1. El despertar

Una perla maravillosa del budismo primigenio que no existe en el cristianismo: “la espiritualidad empieza con el despertar del sueño de ilusiones”.El demiurgo es el gran ilusionista, el iniciador y autor del remodelado de adaptación. El príncipe de este mundo hechizó al hombre y lo sumergió en un sueño quimérico. Toda la humanidad y en especial los cristianos, necesitan el despertar —para lo que hace falta un candil, un buda (despierto y despertador), un bodhisattva capaz de despertar al alma del sueño con ayuda del cetro milagroso. Así es el inicio del camino hacia la inmortalidad: en el hombre se despierta la divinidad y el carro de loto de mil pétalos (corazón espiritual) empieza el movimiento hacia la deidad y la bondad.

Guan Min:

Os he tocado con el cetro del despertar. La bodhisattvicidad os modelará perfectosA llegado el tiempo del despertar del hombre divino.

La espiritualidad empieza con el despertar, con el despertar del sueño, de las ilusiones; Hay que despertar para poder despertar al alma del sueño con un cetro milagroso. ¿Pero quiénes van a despertarles de su sueño? Son los budas los que los despiertan. No solo somos llamados a abrir los ojos después de cinco mil años, sino que al despertarnos, tenemos que despertar a los demás también. 

Una particularidad del sueño del remodelado de adaptación es el MONISMO: “Una sola vida, un solo dios, un sólo destino y un solo cuerpo, físico.” Y el cuerpo físico tampoco es uno solo: está conectado con los otros doce cuerpos, inmortales, a través del corazón espiritual. ¡Es muy importante! Este mundo físico, el cuerpo físico, es fruto miserable del remodelado adaptativo. Y cuando ignoramos todas las gozadas y placeres que están incrustados en nuestros cuerpos astrales y etéricos, como el encendimiento del Fogón lujúrico, entonces se nos revela el carro de mil pétalos de loto (corazón espiritual); primero unos pocos pétalos y luego se añade más y más, y cada uno simboliza una virtud y al final, este loto de mil pétalos de nuestro corazón espiritual se pone en marcha.  

El nuevo nacimiento desde lo alto no es un proceso tan fácil, falta el seno de la Madre, que está vinculada con el borrado de lo transitorio y perecedero. Con esto se abre el universo sobrecelestial y solar. Al borrar lo transitorio y perecedero, se abre el universo sobrecelestial y solar del Padre y de la Madre del puro Amor.

¡Desidentifiquémonos de nuestro “yo” de ayer! vamos a sacar fuera del paréntesis todas estas quimeras de la belleza, de los juicios, de los “más” y de los “menos”, también de las virtudes mezcladas, también la bondad vetusta que tenemos tiene que ser transfigurada, transubstanciada. Despertar, transfigurarse, transubstanciarse. ¡

2. Borrar lo viejo – La catarsis

La primera condición después del despertar, para entrar en el mundo espiritual y en las esferas de la meditación real, es la catarsis ardiente, la victoria sobre las quimeras rapaces de este mundo. Hay que rechazarlas, desenmascararlas, ver la cola negra que se arrastra y dispersarlas sin piedad.Hace falta el cetro cátaro real de la amundanidad absoluta que deja salir fuera de los límites de las aduanas fronterizas. El orden de este mundo es principalmente malo, astuto, lujurioso, usurpador, de mammón, rapaz y egoísta; está lleno de miedo, materialismo, explotación, mentira, hipocresía…El sentido de la meditación es la purificación de la mente y la apertura del corazón. El ser humano contiene el pléroma —la plenitud del Altísimo. En la medida de su espiritualización y liberación del orden de este mundo, el hombre se hace alegre, feliz y bienaventurado, verdaderamente puro.

Guan Min:

Transfigura tu interior y se transfigurará el mundo a tu alrededor.  “Lo transitorio tiene que ser borrado, todo lo que pasa será borrado sin dejar huella”

¿Qué significa borrar? Un paso negativo, claro, pero también la etapa hacia la entrada de la meditación real. No sellamos simplemente, en nosotros algunos eventos, algunas vivencias, sino que la misma pantalla tiene que ser borrada, esta pantalla de visión terrenal; y tiene que ser abierta la nueva pantalla. Entonces empecemos con lo que ahora estamos descubriendo, descubriendo la nueva pantalla, la pantalla bodhisáttvica (según términos budistas). Ahora se sella la pantalla vieja, la visión ofuscada en el orden de este mundo, cuando estás arrastrándote en una cueva astral. Y ahora, en cambio, se nos revela la nueva pantalla bodhisáttvica ¡esto es maravilloso en todos los sentidos!

Buda es aquel que despierta, “el despierto”. El sueño ha pasado en el orden de este mundo, bajo influencia de justificaciones racionales, de argumentos lógicos del orden de este mundo, etc. Y en estas redes me he atascado. Pero existen otros miles de mundos, luminosos, inmaculados, donde no hay mal, ni pecado, ni muerte. Miles de divinidades bondadosas, esferas bondadosas, budas, bodhisattvas y cristos, aparte de este único impostor, borro, borro al mí mismo de ayer, estoy borrando lo demiúrgico que tengo, de este remodelador, estoy borrando eso de que: “Hay una sola vida, un solo planeta, un solo dios, una sola iglesia y una sola santidad, la de la  ley judía sagrada.”

Hay que borrar lo transitorio y perecedero y grabar lo eterno. El mal se borra y se va fuera de la tierra. Y la Sabiduría bondadosa, Sofía pronoia, está leyendo los sellos en la frente y prohíbe silenciosamente: extendiendo la mano dice ¡no! a los que no tienen lugar en la tierra, a los portadores del mal mundial. A partir de ahora no tienen lugar en la tierra: las entradas ilegítimas a la tierra están selladas.

Para que El corazón espiritual empiece a moverse en sentido horario, es decir, en dirección de la bondad y de la divinidad es necesario conocer el término espiritual del eje mundial: éste se dirige hacia la estrella Polar (Tara, en la iluminación hiperbórea eslava), la Madre Divina guía ahora el eje mundial en el sentido de las agujas del reloj y ahora existe el eje mundial interior. Dentro del hombre hay un micro eje mundial y es muy importante hacerlo girar en sentido contrario, lo que hace Alma Mater Dei et Humani, soberana Guan Min. 

Ella es de verdad la Madre de toda la humanidad, y lo que hace es desplazar este eje mundial en dirección a la bohnomización. Lo mismo tenemos que hacer en nuestro interior con su ayuda. 

Y la meditación es la vuelta desde la oscuridad hacia la luz. Intentar cambiar el sentido ¡¡¡es muy tormentoso!!! pero nuestra Mamita lleva a cabo este milagro. El Templo de la Paz es el movimiento del eje mundial en dirección de la bonhomización y del Amor celestial.  

¿Como cambiar el eje interior?. Separarndonos de los ideales e ídolos antiguos, separardonos de la imagen del viejo “yo”, no apartarnos solo de lo negativo de ayer, sino también de lo positivo de ayer, pues la bondad está mezclada, el amor tiene mezclas explosivas, nada será eterno, hay que sacar toda la basura más cercana al sí mismo de ayer; todos esos atuendos vetustos, desgarrarlos de sí mismo y desear envolvernos en otros nuevos. 

Es muy importante la revisión fundamental de todo el ser. 

Hay que desplazar el eje mundial en dirección contraria, esto es la tarea real. Antes se movía en dirección del rencor, de la hipnosis, del sueño (lo que llamamos remodelado adaptativo. La conversión significa que he dirigido mi eje mundial en dirección contraria, pero esto sólo puede hacerlo, Alma Mater Dei et Humani, Madre Divina. La revisión de uno mismo está vinculada con la rotura de todos los nudos, de todas las relaciones vetustas, lo que se encuentra en los lugares escondidos, sus cobertizos, huyendo de sí mismo; todo eso hay que observarlo, investigarlo y expulsarlo. Cuesta un gran trabajo, no es posible a solas, sólo con ayuda de los queridos hermanos, padres, ancianos blancos, antiguos vencedores bodhisattvas. Hay que empezar la gran catarsis y tienen que ayudar los que ya han vencido el orden de este mundo, los que llamamos (en lenguaje cátaro): perfectos, buenos ancianos

La virginidad, la meditación real, el cambio del sentido del eje interior, y después larga paciencia: uno necesita un año o dos años, otro instantáneamente, otro va a arrastrarse 20 años hasta que su ave blanca vuele. Esa es la voluntad de Sofía Pronoia. 

3. La reducción

La meditación es el cielo abierto y la elevación hacia él. Para entrar en el jardín fragantísimo de las flores meditativas hace falta la reducción.No hay que sellar solamente algunas emociones, acontecimientos, revelaciones, pensamientos, sino que debe ser borrada y cerrada la pantalla de la visión terrenal y abierta una nueva pantalla, que en los términos budistas es l a p a n t a l l a b o d h i s á t t v i c a de los iluminados, ungidos y candiles.La reducción lleva al alejamiento gradual de este mundo. Como si dejara de existir. El paladín se hace ciego e insensible para el orden de este mundo —para volver a la vida y hacerse suprasensible al mundo espiritual, supramaterial.

AMDH:

La iluminación viene sólo después de desprenderse la última quimera del mundo.

La reducción es un término que apunta a la reducción del espacio mental. Tenemos que reducir hasta el mínimo los intereses terrenales y las deudas. Conscientemente, limitarse en el orden de este mundo: no mirar la tele, no leer libros ociosos, ni periódicos chismorreos, evitar conversaciones vacías. No divagación de la mente para no atascar la mente que busca la pureza. De esto modo, reduciendo la alimentación del orden de este mundo se llega a entender que la mayoría de los valores y de los ideales que se tenia en estima, en realidad no son nada, absolutamente nada, ya que se borran, son transitorios, perecederos. Esto es una iluminación. 

Así, poco a  poco, nos alejamos de este mundo: cesa de existir para nosotros. Es importante comprender que alejarse del mundo no es ir a una cueva sino los valores perecederos del mundo. Se puede estar en el mundo pero con corazón y mirada pura, viviendo de modo correcto. Nos hacemos ciegos e insensibles a los valores bajos, para volver a vivir haciéndonos supersensitivos a los mundos espirituales. Por lo tanto, estamos evitando las redes y trampas, es decir: la carrera, las preocupaciones terrenales, las relaciones sociales vacías, etc… Todo eso se borra. Todo el teatro ilusorio tiene que ser borrado. 

El comienzo de la meditación real es el trabajo con uno mismo. Sí al levantárse por la mañana y lo primero que viene es un pensamiento de este tipo: “Voy a encender la tele o voy a mirar las noticias, o voy a dormir un comer”, no hagáis nada. Primero empezad con la reducción. Sí, lo que yo aún valoraba ayer, no tiene ningún valor. Esto es el inicio de esta reducción. Así, se exige una hazaña. ¡Hoy se exige una hazaña interior! 

Muy importante esta etapa ya que es cuando se borran, neutralizan y paran los mecanismos del remodelado adaptativo. Son las condiciones para entrar en el camino espiritual: para entrar en lo nuevo se tiene que borrar lo viejo. Nos hemos hecho ciegos para lo que veíamos antes y ahora hemos empezado a ver lo que no veíamos antes.

El mundo empíreo está cerrado hasta que no se borre el plan vetusto del remodelado de adaptación, hasta que esta polilla de la casa de empeños no se borre de los castillos interiores. Así trabaja la memoria opresora. Y cuando se borra la memoria opresora se abre la mnemónica, la eterna. 

Una llave muy importante en este escalón es la “no respuesta” al mal. Tenemos que aprender a no responder al mal. El mal va a atacarnos. El mal tiene vista penetrante y perspicaz, contraria a la previsión (recuperación de la vista).¡Para entrar en las esferas meditativas, es importante esta ausencia de respuesta! No hay que responder al mal. En términos hinduistas, Ahimsa: Hay que tener un escudo de no respuesta. Yo no percibo el mal, porque el mal no existe. Ante mí puede estar una persona muy agresiva, sólo la bondad desbordante puede curarlo. El alma lo curará con la bondad excesiva. Y si no soy capaz de sanarlo, entonces me falta bondad, tengo que acumular y acumular bondad. 

4. Elevación: 

La meditación es el vuelo espiritual del ave blanca hacia los cielos solares, hacia el reino de la luz altísima y sobrecelestial.La Reina de la paz nos eleva hacia los mundos celestiales donde no hay ninguna alusión al mal. ¡El pecado y la lujuria están borrados sin dejar huella! En sus mundos elíseos no hay mal, sino el bien exclusivamente. No hay pecado, sino la santidad perfecta en los jardines meditativos de las beatitudes eternas. No hay lujuria, sino una fragante pureza admirable.Se abre el loto de mil pétalos del corazón espiritual, y el alma se eleva hacia los mundos espirituales y eternos, imperecederos y perennes.

La Reina del templo de la paz, Alma Máter Dei et Humani, nos eleva a los mundos empíreos, donde no hay mal, no hay pecado, no hay lujuria; ni siquiera una alusión al mal,: son borrados sin dejar huella. Elevémonos pues hacia los mundos donde no hay mal, sino exclusivamente bien, es real, existe. Es una paradoja, pero la meditación cátara precisamente ayuda a corregir la vista y ver la pureza en medio de la suciedad, la luz en medio de oscuridad, En los jardines de la virginidad eterna, la pureza es perfecta y meditativa, y no hay lujuria, sino pureza maravillosa fragantísima. Se apaga el fórnax, el fogón del encendimiento lujurioso y con él la actividad del razonamiento, que a menudo justifica la lujuria. Se abre el loto de mil pétalos, los mil pétalos de loto del corazón espiritual. Y con él, el alma se eleva a los mundos espirituales, eternos e inmateriales, imperecederos e intactos. 

 Hay que Realizar la elevación constante de la mente y del espíritu, llevar a cabo la excursión maravillosa espiritual por esferas elevadas, por 144 esferas entre una innumerable multitud. Ha llegado el tiempo de aprender la meditación instantánea es la salida del orden de este mundo fuera de la lujuria, usurpación, mammón, racionalismo, miedo, neurosis, magia, ma terialismo… para poder elevarse a la pureza, servicio de corazon desinteresado, alegría, bondad, union fraternal, etc.

La meditación de los auténticos Buda y Cristo siempre fue sobre el otro cielo —el Padre y la Madre bondadosos —; o sobre el otro hombre, el bondadoso, y sobre la otra civilización, l a inmaculada —perdida y casi borrada hoy en dia. 

5. La Entrada:

La sabiduría está en la base de la espiritualidad verdadera. Es la garantía de la entrada en el mundo original y auténtico de los modelos perfectos que dan la vida eterna y la alegría.Sofía Alta y sus 1500 personificaciones hipostáticas, la más hermosa de las cuales es Guan Min. En su diestra está el cetroguía solar. Ella es la Guía en los mundos sobrecelestiales.El cuarto escalón es  l a   e n t r a d a . El alma, elevada hacia las esferas sobrecelestiales, debe dominar las entradas, los arcos a los cielos. La tienen que dejar pasar. Está obligada a confirmar que merece que la dejen pasar, que no servirá de tentación. Entra por las puertas de la bondad, la pureza, el amor supremo, el espíritu de sacrificio y el servicio desinteresad

El código  bodhisáttvico:  sagrada  teogamia

Brevemente vemos como el camino espiritual Cátaro implica varios escalones donde 1) se empieza con un desenmascaramiento del remodelado de adaptación interior. La comprensión de la corrupción impuesta hace 7500 años y la participación personal del alma en la tergiversación monstruosa de los designios de la Divinidad. 2) Alejamiento de los valores del mundo —el mundo actual debe ser puesto fuera de los paréntesis—.  Para poder prepararse en la apertura del corazon espiritual 3) asimilación de los sellos de la benevolencia , ser más bondadoso cada dia, no solo en circunstancia favorables sino en los difíciles también para entrar en las esferas de las beatitudes celestiales de Sofía Pronoia. Las halladas sabiduría, amor, bondad, pureza, paz, misericordia, armonía, belleza.

El código que nos lleva más allá de los límites de las aduanas es: “No he venido a este mundo para entrar en embudos y correr como una ardilla en la rueda de los torbellinos inferiores de samsara. He venido a este mundo para entrar en matrimonio con la divinidad”. Este es el código bodhisáttvico, que enseguida nos lleva más allá de las aduanas fronterizas. Lo más importante es: Paz y Univérsum para las teonovias inmaculadas.

La vela que no se apaga se enciende en el corazón, el interior inmortal se sosiega, lo perecedero y transitorio se borra, el alma se eleva al mundo empíreo se eleva.

 

    6. La permanencia

La meditación de la segunda conversión es la salida fuera del orden de este mundo y el permanecer en 144 nuevas esferas de las beatitudes elevadísimas. Se trata de una espiritualidad absolutamente nueva, indescriptiblemente magnífica —e l Templo de la paz, descendido del cielo, de las beatitudes sobreelevadas, mínnicas, bodhisáttvicas.Permanezcamos silenciosamente en las alturas inefables de la bondad y el amor extralimitados, de la sabiduría, la luz y la misericordia sin apartar la mirada de Guan Min

Una vez recobrado la vista sobre el pasado vetusto mezclado hay que hacer el esfuerzo para permanecer en las nuevas esferas,“¡Oh, me he cansado! ¡oh, no puedo más! ¡oh, me interesa otra cosa!” No., es importante ser constante y permanecer en las esferas puras,  retener y no profanar las esferas, no traicionar con facilidad, no las subistuirlas con sucedáneos.

La meditación solamente es posible con la ayuda de Guan Min. Ella prohíbe el cosmos inferior con sus imanes hipnóticos. Es importante comprender que sólo Ella puede vencer al príncipe de este mundo. Y sin su ayuda, no tiene sentido transitar el camino espiritual. Ella es la vencedora del dragón, del rex mundi (del príncipe de este mundo) y de sus 365 adeptos que participaron en el remodelado adaptativo, que hurtaron a los teohumanos,. Con ayuda de Madre Divina, con su pronoia (es decir, con su providencia bondadosa), con su minné (que es el amor sobrecelestial), con su misericordia más allá de los límites, con su bondad superante y con su pureza perfecta.

Oración eterna:

Por el despertar de la humanidad, 

con el toque del cetro bodhisátvico, del sueño de ilusiones y de muerte.

¡Oh, Alma Mater Dei et Humani!

¡Oh, Guan Min, Madrecita honorable, 

hónranos con tu presencia, ven, la que responde sensiblemente! 

No es que la humanidad simplemente duerma, sino que grita y apela a Madre Divina, para parar que el mal del remodelado adaptativo se borre, por la gran purificación y por la catarsis omnihumana, por la liberación de las quimeras, de los pensamientos y por la elevación hacia los mundos empíreos. Por la victoria sobre el remodelado adaptativo ilegal y por la permanencia en el mundo de las beatitudes, por su retención posterior. Por la consagración completa de los llamados y de los pioneros. Por el descubrimiento de los corazones, por el desellamiento de los castillos interiores, y todavía más: por el despertar de los miles y millones que duermen en el sueño eterno, condenados a las esferas subterráneas obscuras, de peregrinajes y vagabundeos eternos. 

Oración- Meditativa de Juan de San Grial a Guan Min:

Sí, la humanidad Te anhela ¡oh, hermosísima, bondadosísima, honorable Madrecita! Honorable Madrecita de la ciudad de Kitezh y Radonez. ¡Oh, Guan Min, Dama de Elche, Mamasita española, Tara eslava y Makoshi, Guan Min, honorable Madrecita, ayuda, purifica, perdona! ¡Cólmanos del jarro de beatitudes! ¡Mis compuestos, transubstáncialos! ¡oh, Madre, del amor sobrelestial!

Donde se lleva a cabo esta meditación real, a la cual llamaban Cristo y Buda en sus días terrenales, es la meditación real de Madre Divina. Ahora, literalmente sin palabras, permanezcamos un tiempo en esas alturas inenarrables de la bondad ilimitada y amor, de la sabiduría, de la luz y de la misericordia, sin apartar nuestra mirada de Ella.

7. Mantenimiento y multiplicación de la esfera:

El alma debe trabajar para mantener la altura de las esferas, en las cuales ha sido introducida y que le han sido abiertas. Estar fijada enteramente en lo imperecedero.“¡Oh, Guan Min, imprime tus sellos en mi frente y en mi corazón! Ayúdame a estar en tus esferas sobrecelestiales constantemente para que mi rostro irradie tu bondad, tu amor, tu luz, tu Verbo, tu misericordia y perdón absoluto, tu altura más generosa.Desde ahora, mi casa es la esfera de las meditaciones elevadas, contemplativas, cristobudistas. El vuelo más alto y la contemplación de la mente. Y siempre —la presencia de Guan Min, Alma Máter hiperbórea”

El inicio de la escalera comienza con cambios temporales , entradas y salidas del estado meditativo. Luego le sigue el mantenimiento y la permanencia en la esfera meditativa virginal y después la corona del ser virginal que le concede la entrada a la union absoluta con la divinidad.

Los escalones iniciales suponen la batalla decisiva del neófito contra la lujuria y los programas familiares (ancestrales). Después la lucha tampoco cesa, mientras no se alcance la virginidad eterna e incluso perfecta.

Tal es la altísima vocación y destino del hombre, no hemos llegado a la tierra para ser tentados, es decir, caer aún más bajo; ni siquiera para ser salvados, ni siquiera para obtener coronas, sino que hemos venido a este mundo para ser un bodhisattva. Por eso llamamos Alma Mater Dei et Humani a la misteriosa Madre que alimenta con Su leche imperecedera a las divinidades y a los hombres, uniendo a unos y otros como bodhisattvas. Bodshisattvas son las divinidades que se hacen hombres y hombres que regresan a los cielos como Budas y Cristos coronados

Hay que realizar sin cansancio la meditación hacia las esferas puras de Madre Divina, ya  que nos introducen en el Templo de la Paz; y hacer la pequeña reducción diaria, nuestro melioramentum. Deshagámonos de lo que nos ataca. Utilizar la llave de los bueno pensamientos, palabras y actos: “Todo es transitorio, todo morirá, es lo que no existe, me encuentro en la ilusión. Es lo que no existe. No existe, ya que no existe el mismo príncipe de este mundo. Por eso, todo lo que no existe, lo pongo fuera del paréntesis.”

Y el servicio desinteresado por amor y puro, el servicio desde la bondad interminable, desde la omniclemencia, pasará a la eternidad, y me concederá la vida eterna, ya en los días de la vida.

A diferencia de la filosofía aristotélica con la acentuación en la ratio (razón analítica) y su escolástica, la gnosis sofiana cátara es teogámica. La divinidad se conoce a través de la unión espiritual-cordial con el prójimo, la naturaleza y los buenos animales. Cristo se conoce siendo Su novia. Buda se conoce a través de los lazos del puro amor del aposento nupcial.

El cresto-budismo, transfigurado y mínnico, se pone como tarea la divinización del hombre, tras la entrada en la luz del amor sobrecelestial y tras la ensolarización de la divinidad de minné.

 

 

 

Quizas también te interese leer…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *