La Revolución de la Bondad

Juan Avilona

i

18 agosto 2020

Os invitamos a participar en la manifestación crucial para los destinos de la Tierra.

El ser humano, sea hombre o mujer, es arquetípicamente un héroe. Y en él vive latente el anhelo de hacer hazañas, de cambiar el mundo venciendo el mal. Por eso hay una gran fuerza que se despierta en lo interior cuando vemos una injusticia, por ejemplo cuando presenciamos algún tipo de amenaza hacia alguien inocente. Pues interiormente sentimos que se violan los estatutos de Arta, el buen Universum, que están grabados en nuestra conciencia.

            Ahora es Agosto de 2020 y hemos visto cómo miles de personas han reaccionado ante lo que se presenta como el llamado “nuevo orden mundial” y se han reunido en Berlín y en Madrid para alzar la voz manifestando no sentirse representados por un gobierno global que sitúa otros intereses por encima del bienestar de la humanidad. Piden que se devuelvan de las libertades y la defensa auténtica de la salud y de la vida. ¿Será el inicio de una revolución mundial?

            La palabra revolución viene del latín  revolutio y significa “dar la vuelta o girar”. Las revoluciones históricas más conocidas son las que estaban marcadas por ciertas ideologías y en mayor o menor medida hicieron uso de la violencia. Cambiaron drásticamente de unos sistemas políticos a otros, provocaron cambios sociales y económicos. Pero en esencia el ser humano no ha cambiado.

            Hay otra revolución, pacífica y que persigue una transformación a un nivel profundo. La que comenzaron grandes ungidos (Zoroastro, Cristo, Maní, Mahoma, Buda…) y algunas civilizaciones que cambiarían el destino de la Tierra. Todos ellos eran portadores de la fuerza más poderosa: la fuerza de la Bondad espiritual.

            Esta bondad va mucho más allá del estereotipo que tenemos actualmente de un “buen hombre” o una “buena mujer” y se acerca más a la idea ahuramazdeista del poder de Shatra. Éste es el caballero de la Bondad,  que venciendo a la bestia en su interior desarrolla la fuerza espiritual que le permite vencer cara a cara al dragón antiguo. Aunque éste sea fiero, tenga garras, dientes afilados y le supere diez veces en tamaño. Y al contrario, por mucha energía que pongamos en protestas, manifestaciones, acciones sociales…de nada servirán si seguimos viviendo con pensamientos, palabras y actos que apoyan sutilmente este mismo entramado.

            La revolución espiritual no busca dar la vuelta directamente a algo externo, sino girar el eje del planeta a través del cambio en la conciencia de cada ser humano. Es la Luz divina que se hace paso en lo interior de cada alma llegando a iluminar la Tierra, incluso convertirla en un sol para miles de mundos.

            Si repasamos la historia mundial de los últimos siglos encontratremos que la humanidad lleva mucho tiempo atascada en la dirección del mal: materialismo, luchas de poder, guerras, campos de concentreción y un larguísimo “etc”. Pero la Reina Celestial no ha dejado de revelarse por toda la Tierra, especialmente brindando auxilio a los sufrientes. Y el centro de sus mensajes ha sido siempre el mismo: la necesidad de encomendarnos a Ella y de multiplicar la virginidad y la bondad millones de veces en nuestro interior. Sólo con esto, ella promete el amparo ante calamidades y enfermedades, nuestra divinización y  la llegada de una nueva era solar a la tierra que supera con creces las espectativas de cualquiera.

            Si hay algo que caracteriza a los cátaros, además de la adoración a la Diosa Virgen Madre, es la fuerza de la bondad inenarrable, sobrecelestial. Esta bondad es capaz de vencer cualquier obstáculo, los miedos y la propia muerte. Para ellos la Tierra espiritualmente es un gran Barco Blanco. Y su timón, para dirigir el rumbo, tiene una réplica en miniatura en el interior de cada tripulante. Entonces nuestra nave llegará al destino que nosotros mismos escojamos, nos podría esperar la llegada a un puerto maravilloso o un naufragio. Depende del rumbo interior que tomemos.

            También es importante comprender que a pesar de esta dirección general hacia el mal de los últimos tiempos, el movimiento hacia la luz que realizaron millones de personas que entregaron sus vidas a la defensa del Bien y Verdad, héroes y mártires del Amor, nunca fué en vano. Cada uno de sus esfuerzos y últimas gotas se recogieron espiritualmente en el Caliz del Grial, que ahora está apoyando el gran cambio hacia la luz al que está destinada la Tierra.

            El desenlace se prevé cerca. Ya el año 2012 estaba señalado en diferentes antiguos calendarios, como el calendario Maya, como el fin del mundo. Lo que entendíamos como el fin de una época y el inicio de otra. Ese mismo año la Madre Divina anunció “el eje mundial por fin ha girado hacia la bondad”. Y desde entonces Ella está a la espera que cada uno de sus hijos hagamos el giro recíproco en nuestro interior alineandonos con este eje espiritual.

“Cinco Madres” pintura al óleo de Sofía Beata. En la imagen, cinco manifestaciones de la Diosa Virgen Madre (Dama de Elche, Artemisa, Alma Mater Dei et Humani, Cibeles y Guan Min) cambian el eje mundial girando el rumbo de la Tierra hacia la bondad y ofrecen sus dones y regalos espirituales a la humanidad.

            También en la famosa profecía de 1321 el último perfecto cátaro Guillaume Belibaste dijo “en 700 años el laurel reverdecerá“. El laurel como símbolo del Amor Puro que lleva a la inmortalidad. Y en el 2021 se cumplirán estos 700 años.

            Entonces vemos que místicamente el principio del siglo XXI está anunciado como el momento de un gran cambio civilizacional. Sin embargo son tiempos convulsos y muchos se desesperan en estos momentos, se multiplica el caos y las personas sufren dificultades en todos los aspectos.

            Pareciera que se está multiplicando la oscuridad, pero lo que ocurre realmente es que por el aumento de la luz se hace visible todo el mal que llevaba largo tiempo escondido. La buena noticia es que en los cielos ya se ha dado la gran batalla que ha culminado con la victoria del Bien y ahora contamos con el apoyo espiritual y la fuerza de la Bondad acumulada para realizarlo en la Tierra.

            Podemos señalar que en estos tiempos difíciles algunos culpan a dios, otros dicen que dios no existe en absoluto, pues si existiera no estaríamos en esta situación. Pero bajo la perspectiva cátara comprendemos que estamos en medio de una batalla espiritual a gran escala, destinada a la victoria del Bien. Y la divinidad auténtica nos guía, apoya y fortalece en ese sentido. Pero como unos padres respetuosos nunca obligan por la fuerza usurpando nuestra voluntad. Bajo el llamado “libre alberdrío” desoyendo la Voz de la divinidad pura, la humanidad cometió errores que han tenido sus consecuencias. Y ahora ha llegado el momento en el que tenemos que tomar decisiones cruciales para el destino de la Tierra.

            Por eso os invitamos a asistir a la movilización más importante de nuestros días: la manifestación de la Pureza y la Bondad divinas en vuestros corazones. A poner atención en la Voz de la Madre Divina, restauradora de la conciencia. Y así participar en la revolución del Padre y Madre del Amor Puro que nos darán nuevo nacimiento como divinidades y abrirán paso a la teocivilización solar tan esperada durante milenios.

Quizas también te interese leer…

1 Comentario

  1. Lola Valverde Gomez

    Muy enriquecedor

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *