Las postraciones abren el corazón

El hombre no puede volar, pero vuela en las postraciones (…) El alma, como un pájaro, se eleva de manera impetuosa y rítmica hacia los cielos durante las postraciones nocturnas y, al ser alentada, alcanza las alturas empíreas. Al bajar, el pájaro planeando cae hacia...

Pin It on Pinterest