¿Quiénes son los Cátaros?

EL Catarismo y los cátaros no tienen nada que ver con las diferentes confesiones religiosas. Es un modo de vida, una forma de ser y una forma de convivir con los prójimos. Por esto nuestros fines son investigar y aclarar la auténtica historia, cultura y espiritualidad del catarismo y darlo a conocer como el origen y la base de la cultura europea en general. El catarismo se extiende a todas las esferas de la vida. Muchos consideran hoy que el mundo necesita urgentemente la proximidad de una sociedad pacífica. En cada hombre vive la aspiración a una vida mejor con una armonía absoluta, un mundo donde haya bondad y amor incondicional. Y el hombre tiene derecho a este deseo y más todavía, tiene derecho a realizarlo.

Leer más

Tenemos la gran convicción de que el ser humano puede realmente vivir de una forma plena en los valores de fraternidad, igualdad,libertad, amor, paz….

El catarismo siempre estuvo y no murió, está aquí y ahora, y es capaz de regresar y llenar el mundo con la bondad, la pureza y el amor. Los cátaros no se acabaron con la quema de los Perfectos en Montsegur, es más el catarismo nunca terminó, sino que permaneció impreso y esperando a su renacimiento en los corazones de la buena gente.

Los cátaros fueron llamados en su época los bonshommes (los Buenos hombres) que en verdad eran hermanos de espíritu de los indígenas americanos, de la civilización Egipcia, de los teogamitas eslavos y bogomilos y de todos aquellos pueblos que convivieron según las leyes y estatutos del universo en perfecta paz y armonía.

Hoy en día se continúa lo que en su día fue condenado a muerte, hace setecientos años, pero que no murió, sino que transcendió a las imágenes de la espiritualidad, la democracia, la cultura, la personalidad europea. Continúan las tradiciones de la sociedad del puro amor y se transmiten a todos los ámbitos del ser humano. La recuperación de éstos tesoros es necesaria para conseguir realmente que la humanidad cambie y avance hacia un mundo mejor, un mundo en el que la esencia bondadosa del ser humano se desarrolle y brille en todos los rincones de la Tierra.

Historia del catarismo

Con todo ello, todas sus manifestaciones, independientemente de su condicionalidad temporal, componen una unidad inseparable, una tradición común que de siglo en siglo fecunda, oculta o manifiestamente, la cultura humana.

“Los herejes aparecen en la historia, cuando los declaran así”. Ann Brenon, historiadora.

No existe una lacónica definición histórica del catarismo. La espiritualidad en la que se basa la civilización cátara resplandeció en la Edad Media, evolucionando continuamente, no perdiendo, además, su autenticidad.

 

Leer más

El catarismo no es el movimiento histórico que una vez tuvo lugar en el pasado. Es otra concepción del mundo, otro modus vivendi. Ser cátaro no tiene nada que ver con las diferentes confesiones religiosas, no es un episodio del pasado, no es una teoría abstracta, no es un sistema de creencias, es un modo de vida, una forma de ser y una forma de convivir en el mundo.

Esto no es ni la “alternativa” al catolicismo romano medieval, ni tampoco una temprana tentativa de “anticipar” la reforma o las conquistas democráticas de la edad moderna (como habitualmente lo presentan los investigadores cátaros modernos y comentaristas), sino la realización de las aspiraciones más elevadas y más nobles en la persona, que se llevó a cabo en el progreso de la civilización en contra de todo el circundante orden mundial donde impera la usurpación, la competitividad, el materialismo, el miedo, la dominación…

Una civilización única, cuya base estaba formada por la certeza absoluta de que la Divinidad reside en el interior del hombre, que el hombre es bueno, que el hombre es el mayor valor de la Tierra. Esta certeza, que es común para muchas civilizaciones del pasado (sobre la mayoría de ellas no sabemos casi nada), tiene bases y raíces históricas, pero su resolución está en el presente y en el futuro. Cambian los decorados, pero el catarismo original queda igual en su movimiento histórico. El catarismo era una de sus manifestaciones, puede que la más impresionante, pero no extinguida, ni mucho menos.

Por ello el catarismo, no solamente contempla el movimiento espiritual de la Europa Occidental que existió en los siglos XI al XIV y que cayó bajo los golpes de la cruzada y la inquisición, sino que es comprendido como la espiritualidad del amor puro y libertad plena, dirigida a la Divinidad Celeste que eleva el alma hasta la dignidad divina.

Esta espiritualidad es ajena al dogmatismo y al espíritu de la rutina ritualista. Abre el potencial de la ascensión espiritual, que permite superar los límites de la existencia tridimensional y alcanzar la vida auténtica.

Historia del catarismo en Occitania
Como se sabe, Cataluña fue una de las cunas del catarismo. El catarismo vino aquí desde los países eslavos en la frontera de los siglos XI y XII, antes de las persecuciones, y se difundió en los territorios de Cataluña, Aragón y toda Europa, en todos los estratos de la sociedad, habiendo recibido gran apoyo nobiliario y de la gente sencilla. Uno de los nobles más conocidos fue el vizconde Arnau de Castellbò. Los elevados ideales cátaros influían y contribuían a la formación de la cultura y del arquetipo europeo, de las ideas de libertad y democracia.

En Cataluña vivieron los últimos Perfectos cátaros, como Guillem de Bélibaste. Bélibaste fue traicionado por su ayudante al ir a Francia a través de Lleida, Tortosa y Castellbò, a dar el consolamentum a una moribunda cátara. Él acabó quemado vivo en el castillo de Villerouge-Termenès en el año 1321. Antes de morir dijo su famosa predicción: “Dentro de setecientos años el laurel reverdecerá”. Y hoy día es la hora de su realización.

Fundador

Juan de san Grial Johann Bereslavskiy nació en 1946 en la ciudad de Moscú. Cursó estudios en el instituto Superior de Lenguas Extranjeras “Maurica Taurez”, de donde se graduó en 1970. En ese tiempo comenzó su actividad literaria, escribiendo solo para si mismo. Empezó a publicar sus obras a finales de los años 80. Realizó además estudios en un colegio de música y en el Conservatorio “Chaikovsky” de Moscú. Trabajó como traductor, intérprete y profesor de inglés.
Fundador de la nueva escuela cátara con miles de seguidores en todo el mundo. Recibió el Premio de la Paz “Alberto Einshtein” (2001), otorgado con la cooperación de la Asociación Internacional de Personalidades de la Educación por la Paz del Mundo, la NGO, la ONU, la UNDPI, la UNICEF, la UNICED y la UNESCO.

Juan de San Grial se encuentra en contacto permanente con destacados representantes de la intelectualidad y con personalidades espirituales del cristianismo, el islam y el budismo de varios países. Su círculo de relaciones se extiende a todos las esferas sociales, culturales y espirituales. Ha organizado centenares de conferencias y entrevistas por todo el mundo.

Presidente honorífico de la Asociación Internacional de autores religiosos y filósofos (2005), es uno de los principales investigadores del pensamiento filosófico en el campo de la teología.

Juan de San Grial da mucha importancia a la autenticidad de la traducción de los textos sagrados y espirituales a todos los idiomas, utilizando el análisis comparativo de la morfología de las lenguas antiguas. Descubriendo sus misterios espirituales y filosóficos, él utiliza a la vez, diferentes interpretaciones de las traducciones de los textos sagrados de varias religiones.

Leer más

Juan de San Grial, tiene facilidad de acceso a la alta sabiduría de los maestros del sufismo y del budismo Zen. Es un excelente conocedor e investigador de los textos sagrados del ciclo judaico (tales como la Torá, el Talmud, el Misnah y el Perque Abot), de la Biblia, de las escrituras apócrifas, del Antiguo y el Nuevo Testamento, de los manuscritos y documentos de la antigüedad, así como de las obras de los místicos de Occidente y los isicastas de Oriente, según evidencia su numerosa obra.

El camino de la creatividad de Juan de San Grial es inseparable de sus búsquedas espirituales. Escribió poemas, perteneció al círculo de los poetas moscovitas de la época y se relacionó con los jóvenes Voznesensky y Bela Ajmadulina. En su juventud escribió varias novelas, cuentos y poemas; así como muchas obras publicitarias, teológicas y filosóficas. Sin embargo, pronto sus aspiraciones espirituales le hicieron romper con la bohemia literaria.

Es un escritor muy prolífico autor de más de 450 libros. Como autor trabaja el género del ensayo filosófico y artístico popular, el relato histórico, la investigación mística, la leyenda alegórica.

La generación actual que busca una espiritualidad auténtica tiene mucho para nutrirse de los libros de Juan de San Grial, ya que lo más valioso de ellos es su concepción sobre el mundo y el hombre como el mayor valor de la Tierra. El autor se presenta como una personalidad inesperada, profunda y paradójica; así como una persona sincera, noble, generosa y sabia.

Es un músico, virtuoso del piano, sus manos, junto con las manos de Teo Arrangement, parecen nacidas para ello, interpretan de forma magistral a clásicos como Mozart, Beethoven y Chaikovsky, consiguiendo extraer la esencia de cada pieza (esencia espiritual), haciéndonos vibrar, sentir el amor que posee cada una de ellas y entender aquello que no se puede expresar con palabras.

Es un poeta excepcional, su poesía es única, en ella se derrama toda la sabiduría, belleza, bondad, pureza y armonía que posee el autor en su interior para compartir con el resto del mundo.

En Juan de San Grial permanece la inocencia de un niño, la sabiduría de una anciano sabio y la fuerza de un padre en cuyo corazón caben miles.

www.juangrial.com Leer más sobre el fundador de la nueva escuela cátara

Pin It on Pinterest

Share This