Creemos que nos conocemos, que sabemos la verdad de nosotros mismos, de la sociedad en la que vivimos, de las instituciones. Nada más lejos de esto. Sólo somos conscientes de la interpretación que nos han querido “vender”, incluso de nosotros...