Los Buenos Estatutos del Buen Univérsum.

Lo primero que tiene que asimilar el ser humano es que el mal es ajeno a la Tierra y a sus habitantes (!!!). Tiene su origen fuera de nuestro planeta.

Según lo que dicen los biblistas y los cosmistas, el mal es inherente al Creador y a la creación del mismo modo orgánico que el bien. ¡Es una violación de los estatutos divinos! Es un enfoque que condena a los habitantes de la Tierra a una esclavitud eterna e inconsciente. Mientras que el mal sea percibido como algo igual de obvio que el bien, algo necesario para el perfeccionamiento o permitido por Dios con el fin de hacer entrar en razón, o sea, justificar el mal, nadie podrá ayudarnos.

En los mundos espirituales , la categoría principal es la Infinidad.

Sea cual sea la doctrina propagada por las autoridades laicas y eclesiásticas, el tiempo y el espacio limitados son una condición previa para la esclavitud sin salida. Los que se imaginan dentro del tiempo y espacio limitados son esclavos de los invasores ilegítimos.

La Tierra está usurpada de forma traidora. La situación es mucho más trágica de lo que puedan llegar a imaginar las mentes y los corazones más sensatos y sobrios. La vida de los terrestres está colgada de un hilo.

Los estatutos de Arta ( Del Buen Universo) son la garantía de la vida eterna, la inmortalidad y la victoria sobre el mal, la enfermedad y la muerte.

Entre las llaves de oro para vencer el mal, con una consagración especial a la Sabiduría, la primera es:

(1) observar los estatutos de Arta de modo impecable, incondicional, indubitable. Y no solo observar, sino aceptarlos en el interior para que se disuelvan en nuestros castillos interiores y se conviertan en la voz de nuestra conciencia.

Después van tres llaves que ya conocémos:

(2) la pureza virginal, de la cual hemos dicho más que suficiente;

(3) la hermandad, Adelfopoesis;

(4) el no matar (la biofilia): el comportamiento pacífico, el vegetarianismo, el arrepentimieno profundo de la matanza de buenos seres: animales, aves, peces…

Las llaves de la quinta hasta la octava se revelan por primera vez.

(5) Negar que el mal tiene origen divino. El mal procede del Principe de Este Mundo – el maligno. ¡Es una tesis de una importancia exclusiva! No hay mal ni en la Buena Providencia ni en el Buen Univérsum .

Hay que identificar el mundo divino con el bien y con sus consecuencias: la alegría, la permanencia en el bien, la vida eterna y la creatividad divina. Y el mal, hay que identificarlo con Ajriman – el universo oscuro. Con otras palabras, creer en el panteón de las buenas divinidades ajenas al mal y a la tentación.

(6) Negar que el mal tiene origen humano. ¡Una tesis importantísima! El mal no es inherente al ser humano como tal, a su naturaleza y su ser. Ya que el mal ha sido aportado de modo artificial, ha sido impuesto a la gente, ¡puede ser vencido!

(7) La séptima llave estratégica para vencer el mal mundial es la Buena Fe en la inmortalidad del ser humano, de su espíritu y alma , incluida la inmortalidad del cuerpo después de la encarnación final, como lo enseña el Evangelio Sempiterno.

(8) La octava tesis: los humanoides son mortales . Ellos vienen de sus planetas muertos y buscan donde chupar la sangre y robar las particulas divinas.

 

La nueva espiritualidad abre el camino para las heterarquías celestiales que libran la lucha contra las fuerzas del mal mundial. La fe en que no habrá mal, que sea el postulado de la nueva espiritualidad universal. El mal es finito y mortal. El mal sufrirá una derrota y será aniquilado. ¡¡¡Esta visión de lo que está ocurriendo tiene una importancia excpcional para nosotros, los luchadores contra el gran enemigo!!!

La gente somos un todo con las divinidades. Somos divinidades potenciales. Nuestros cuerpos están en la Tierra, pero el espíritu está en los mundos celestiales eternos. Nosotros somos inmortales.

 

Cuando las ocho llaves enumeradas estén aplicadas, ocurrirá el cambio casi instantáneo del orden mundial. La Tierra se transfigurará. Se revelará la Nueva Edad de Oro. La llamada a la bondad multiplicada un millón de veces nos saca del tiempo finito y nos colocará en los círculos de la Eternidad.

Tenemos este mensaje, inestimable para los últimos tiempos, para que los habitantes de la Tierra escuchen el cielo al desconectar el raciocinio y sigan las buenas indicaciones.

Las calamidades han empezado ya. Pero podemos hacer mucho. Podremos parar el mal mundial, con lo cual salvarémos la vida de nosotros mismos y de muchos de nuestros buenos hermanos .

Pin It on Pinterest

Share This