El Catarismo es la espiritualidad universal que está presente en las entrañas de los arquetipos nacionales de todos los pueblos del mundo. En el enfoque de la gnosis cátara está el arte de la bonhomización , de cuya fuente bebe la gran cultura de la teohumanidad, para que la bondad superante sea la imagen digna y natural de la vida y del hombre.  A partir de la antigua Hiperbórea hasta la época de Etruria, Fenicia y Cartago, la base de la cultura mundial consistía en el paradigma del conocimiento del bien.

 

Los activistas de la ciencia y el arte, los pensadores, poetas, músicos, pintores, arquitectos, consideraban su alta y natural vocación, descubrir en la gente el potencial interminable de la bondad, la sabiduría, la misericordia, la hermosura y el amor. Los mediums cósmicos, los ideólogos de la tecnocracia, el transhumanismo interceptaron la esfera de la cultura de los ungidos y la inocularon con imágenes alienígenas, ideales y conceptos perniciosos, y poco a poco expulsaron de ella el conocimiento del bien.

 

El tesoro de los valores espirituales hiperbóreos -la pureza, la compasión, el desinterés, la benevolencia, el honor, la nobleza- ha sido trivializado. desacreditado y arrojado a la ridiculización y el desprecio. En su lugar, los ideólogos del transhumanismo instauraron el sistema del postmodernismo: corrrupción, amoralismo, rapacería, manipulación, intelecto artificial, ciborguización.

 

En la profundidad inescrutable de la memoria popular se guardan las imágenes del Padre y la Madre amantes, las perlas de la sabia integridad, la pacificación y la humanofilia. Ojalá que se encuentre un ungido con la fuerza igual al Padre Juan Bogomilo, capaz de despertar el arquetipo bodhisáttvico para que el humano, al reconocerse a sí mismo, se transfigure en un minnita enternecido, un bonhome feliz.

En Hiperbórea se organizaron buenas obras, iniciativas y proyectos, no por medio de las administraciones, parlamentos y aparatos de funcionarios y burócratas, sino por el círculo de veche, el consejo de los shatra varyas, los ungidos sobreiluminados. Cada uno de ellos era un bodhisattva y una divinidad personificada. Y no mediante tecnologías dictadas por los humanoides a los agentes-canalizadores en un trance mediúmico-astral, para apretar de manera más firme las tuercas del sistema omnihumano de la esclavitud vulgoelitista. Los buenos gobernantes administraban procesos terrenales y humanos mediante un timón de ocho virtudes del Univérsum intergaláctico:

 

1. Sabiduría, 2. Amor,  3. Bondad 4. Pureza, 5. Paz, 6. Misericordia, 7. Armonía y 8. Belleza.

 

En el centro del veche hiperbóreo está la Cruz blanca de seis alas, simbolizando el Padre Manu bondadoso y el Cáliz del Grial del aposento nupcial, el símbolo de la buena Madre Mana. Alrededor del cáliz está el ungido solar Yima rodeado por los bodhisattvas con rostros de luz. En el siguiente círculo están los inmortalizadores, los sabios sobreiluminados, los teoengendradores perspicaces. Más adelante están los ungidos, perfectos en la pureza, la bondad y la misericordia poseyendo los cetros de los administradores mundiales, arquitectos, alarifes, artesanos.

 

En las convivencias cátaras buscamos restaurar precisamente estos arquetipos. ¿Qué necesita el alma?, ¿qué buscamos todos realmente en las actividades diarias en el mundo?, la unión con el prójimo, la naturaleza y las divinidades, expresar los valores e ideales más elevados que tenemos en nuestra alma. El mundo, tal y como está organizado con sus programas políticos, educativos , sociales, ¿que dirección toma?, ¿se fomenta la recuperación de los arquetipos y valores originales? Nosotros pensamos que no, que el hombre ha tomando un rumbo materialista, tecnócrata, individualista y que fomenta el egoísmo y la separación. Por eso hoy en dia el alma necesita con mucha fuerza recuperar estos valores en los que vivian los antiguos pueblos bondadosos; los hiperbóreos, atlantes, indígenas americanos, los cartaginenses, cataros medievales, etc. En los encuentros cátaros precisamente las almas reconocen lo que verdaderamente anhelan y buscan, y que en el mundo actual no encuentran.
Los hermanos y hermanas que asistimos a estos encuentros compartimos en fraternidad y unión nuestras inquietudes, anhelos.

 

Los seminarios, prácticas y enseñanzas del perfecto cátaro Juan de San Grial es una copia del veche de los dioses bondadosos. Desde ahora no son transhumanistas, tecno-zombis de los capitanes de ovnis, sino los dioses bondadosos quienes gobiernan el mundo! Los hombres están mortalmente agotados del mal, añorando ilimitadamente la bondad teomaternal. La bondad de la Diosa Virgen Madre se instaura en los corazones, las mentes, los aires, la atmósfera, por toda la Tierra!

 

 

 

 

Pin It on Pinterest

Share This