Como ya mencionábamos la entrada anterior, a finales de junio, la Asociación para el Estudio de la Cultura Cátara de Valencia, organizó un viaje estpiritual (“Viaje a los castillos interiores”) a los castillos cátaros de Montsegur, Peyrepertuse, Queribus y San Salvador Verdadero; también se visitó la cueva de Lombrives y el museo de Antonio Gadal.

 

Para que os podáis hacer una idea de cómo vivieron las hermanas y los hermanos que formaban parte de este viaje su experiencia, les hicimos algunas preguntas. Ahora nos gustaría compartir con nuestros lectores las emociones, los anhelos, y en definitiva la experiencia de este viaje. Antes de que continuéis leyendo, merece la pena resaltar que todas las personas con las que hemos hablado, coinciden en resaltar el valor de la convivencia y la fraternidad.

 

Una experiencia grandiosa.

 

Esta fraternidad significa unión, ayuda, felicidad, puerta para entrar en los castillos interiores; otorga mucha fuerza a los hermanos. Aunque hablamos sobre detalles muy concretos de este viaje, y os los presentaremos a continuación, queremos ahora contaros cuáles fueron las respuestas a otra pregunta general: “Si tuvieras que resumir en una frase tu viaje a los castillos, ¿cuál sería esta?”. Nos encontramos con respuestas de un significado muy relacionado con la grandiosidad de la experiencia. Así, adjetivos como maravilloso, revelador, revitalizador, increíble, están muy presentes; nos llama la atención especialmente el testimonio de un hermano quien afirma que con este viaje, se abre una perspectiva muy diferente a la habitual.

 

Tal y como anticipamos más arriba, hermanas y hermanos nos cuentan sobre sus experiencias visitando tantos lugares emblemáticos. Por ejemplo al hablar con ellos sobre la ‘hazaña’ de subir al castillo de Montsegur, obtenemos las siguientes respuestas:

 

  • Los escalones representan el esfuerzo para obtener la victoria sobre el mal.
  • Recibí amor en forma de fuerza interior.
  • He sentido la presencia de los inmortales y su fuerza.

 

Es importante explicar que, según nos relata uno de los hermanos, en el viaje han contado con el apoyo del libro “Los Inmortales” de Juan de San Grial, que ayuda a desvelar el misterio de los cátaros y sus castillos, porque en la Humanidad es necesario el amor y la fraternidad. Importante mensaje a transmitir, sin duda.

 

Lugares emblemáticos y misteriosos.

 

Como se ha mencionado en la introducción, los viajeros visitaron la cueva de Lombrives, lugar que sirvió como refugio frente a las persecuciones. Pero también es un sitio en el que crecer espiritualmente, pues la esencia de los cátaros “que fueron allí para nacer de nuevo”, aún permanece.

 

“En las cuevas me ha llegado la unión y la fraternidad de aquellas personas que se ayudaban y se apoyaban en unas circunstancias que fueron adversas”. Además de este testimonio, otra hermana siente que al estar en el lugar se comprenden los esfuerzos de los padres inmortales, y se produce un acercamiento a sus formas de vida.

 

El último destino de este maravilloso viaje, fue el castillo de San Salvador verdadero: lugar que no sólo es sentido como emblemático, sino también repleto de misterio. Así es como lo viven las hermanas y hermanos, quienes relatan un ascenso libre de prohibiciones físicas. Especial atención merecen estas palabras: “que todo mi ser es luz, me desborda el amor por todos”, refiriéndose a la experiencia.

 

Y ya finalizando este post, queremos transmitir el sentimiento de todos los que han colaborado en el relato: sentimiento que es común cuando nos cuentan de qué forma sus corazones se han abierto. Preciosa experiencia que muchos hermanos realizaban hasta por cuarta vez, y que la mayoría repetirán dentro de un año, no nos cabe duda.

 

 

 

 

Pin It on Pinterest

Share This