El Barco Blanco de la Conciencia Renovada quiere abrir para nosotros una alternativa luminosa ante la situación del rumbo al cual el mundo está siendo llevado. ¿Dónde navega la Tierra?, ¿qué destinos deparan al hombre?, ¿hacia dónde van dirigidos los cambios tecnocráticos, esta nueva mentalidad alentada por las redes sociales y los massmedia?, ¿cuál será el futuro de los niños de la humanidad actual?, ¿somos dirigidos por la providencia bondadosa o somos sometidos por un sistema que esclaviza, degrada y disminuye al ser humano?. La tolerancia a todo, es el posicionamiento innovador difundido por los que manejan este mundo que como tóxico ponzoñoso se introduce ya en la mentalidad de las personas rompiendo su discernimiento y su conciencia. Ya no hace falta usar la conciencia ni la sabiduría que discierne entre de lo que está bien y está mal. La conciencia se rompió y cualquier cosa puede ser aceptada en este mundo como admisible. Ya no es necesario escuchar la voz que habla en el interior de las personas y que como una pequeña brújula guía el camino y el discernimiento entre lo que es correcto o no, entre lo que es bueno o no es bueno, entre lo que une, sana y construye, y entre lo que enferma, separa y destruye. El proceso de deshumanización que está viviendo el mundo está caracterizado por esta pérdida de la conciencia. Qué la conciencia ya no moleste al hombre, qué acepte todo lo que venga sea como sea. Tolera las guerras, tolera el hambre, tolera injusticias, tolera depravación en bares, orgias nocturnas, abusos a menores, violencia. El problema es que estas formas de pensamiento no son originales del individuo sino inducidas y estratégicamente creadas desde los gobernantes del sistema. Van cambiando la mirada hacia el hombre, hacia la vida, los objetivos, los valores, las relaciones sociales, etc. Estas nuevas mentalidades, se muestran como mejoras innovadoras, como un aparente progreso y evolución, pero están llevando a un deterioro del hombre, desorientándolo, debilitándolo, volviéndolo deshonesto, sin principios, conformista y acomodado. Para normalizar y que sean aceptadas las nuevas propuestas de rompimiento de la conciencia y malhomización, se abre el concepto de tolerancia frente a cualquier manifestación desviada (abusos a menores, narcomanía, sexomanía). Esta tolerancia sustituye y suprime los arquetipos del bien, la misericordia y el amor en el hombre que crean la auténtica comprensión benevolente.

La represión de las libertades en los tiempos de la dictadura y de las religiones institucionalizadas ha desembocado en una radical y irrespetuosa liviandad que roza la indiferencia y frivolidad propia de la vida inconsciente, sin propósitos elevados y sinceros sino una cultura para la autosatisfacción y el bienestar personal ofuscado.

El Barco Blanco contiene las llaves que guían hacia los destinos luminosos, posee la fuerza del bien y la sabiduría de la conciencia sobria que sirve de timón para el avance hacia la recuperación del valor original del ser humano, su potencial lumínico, sus dones de bondad que dan la paz y el bienestar verdaderos.

El Barco Blanco se construye con el amor y el esfuerzo diario, con la lucha frente a las mentalidades caducas y perecederas que ven al hombre y al mundo como incapaces de vivir sin egoísmo, sin violencia, sin mentira. En el Barco blanco se acepta la visión luminocéntrica del hombre, de la vida y del futuro preclaro de la humanidad, esta visión manifiesta y construye un nuevo destino. Recupera la clara visión perdida. Da nueva visión, nuevos ojos, nueva luz en la mirada. Rescata de la marea inconsciente y recupera y enseña cómo vivir en la Tierra como en los cielos.

 

 

 

.

Pin It on Pinterest

Share This