Es conocido por muchos que los trovadores cantaban a una Señora o Amada. Lo que desconoce la mayoría de personas es que esa Amada no era un ser humano y que no se trataba de ensalzar un amor personal, sentimental o cortés.
Los trovadores —llamados también minnesíngeres, cantores de minné— eran predicadores errantes, cultos y de espíritu elevado y noble, que difundían secretamente un mensaje de amor celestial, amor Minné. Unas veces cantaban a la Iglesia del Amor en persona de una ‘amada’, otras veces a la Diosa Madre, la Sabiduría Divina, la Guía y Amparadora de la Humanidad. Pero lo que siempre hacían era traer consuelo a las buenas gentes. Sí, su música era una música que impartía un consolamentum musical: el consuelo del alma al recibir la revelación interior sobre su origen, su verdadera naturaleza, su destino y su potencial de amor. El consuelo de encontrar todo esto en el mismo interior de su corazón. Esta es la revelación que lleva al alma a tener deseo de perfeccionarse, mejorar. Así que el sacramento cátaro del consolament está relacionado con la tradición del Minnesang.
La música que trae consuelo es música que puede sanar, de vibraciones finas y que traspasan todas las barreras físicas y psicológicas. Por eso proporciona al oyente una ‘iniciación’ misteriosa. El corazón puro del trovador (o intérprete sentado al piano) es el medio de expresión de la divinidad.  El minnecanto es la remembranza de aquello que el ser humano descuidó y perdió: el amor empíreo, puro, luminoso. Pero este amor es recuperable y por eso en el catarismo actual la música ocupa un lugar tan destacado.
Nuestro excepcional minnecantor, Juan de San Grial, ha dedicado toda su vida a la búsqueda de la última verdad espiritual, la universal. Y sin duda alguna es un trovador (en occitano ‘trobar’ es encontrar algo que se había perdido y viene de la raíz latina ‘tropare’=buscar y descubrir): ha encontrado el amor minné. Y el que ha encontrado a Minné no sigue buscando, sino que se esfuerza en transmitir su descubrimiento. Se convierte en instrumento de Minné. Sentado al piano (o como él lo llama, ante su altar sagrado), sus manos hablan de lo que ha recibido en su corazón, se produce un transvase de altísimas vibraciones capaces de llenar todo el espacio de luz.
La última obra musical de Juan de San Grial publicada por nuestra Asociación lleva por título de ‘El crescendo del Bien’. Palabras musicales que plasman muy adecuadamente el efecto que tienen sus interpretaciones sobre el oyente: al escucharlas el alma se va afinando y se produce un aumento progresivo del bien en su interior.
¡Os recomendamos que os nutráis de esta música!

Pin It on Pinterest

Share This