Las ladas bogomilas traen paz, beatitudes y bendiciones. Previenen los cataclismos y calamidades interiores… No busques privilegios en el mundo, ni ser especial. En el centro de Europa, erige tu templo cordial. El buen Diosito actúa divinamente, a pesar de toda prohibición. Obsequia a los prójimos con el consolaméntum abrasador. Y cuanto más denso se hace el mal, la esperanza su perspectiva amplía. ¡Y el príncipe de este mundo es ignorante y lleno de chabacanería!

19.11.2012

Pin It on Pinterest

Share This