La Dama de Elche. La Diosa. Con ayuda del kolovorot y el auditivo transmisor, Tal es mi kolo real de la cruz, Se dictan a la vez en la abertura sensible auditiva cien mil evangelios. Tainit de Cartago ¡Magnífica! ¡Grandiosa! Los ciclos-kolovorotes están en las sienes, las ruedas solares ¡Grandioso! ¡Inenarrable! Controla cien mil mundos a la vez, Madre Bodhisáttvica, Tainit-Atalanta, la intergaláctica Venus intergaláctica. Los lobos que aúllan, los veletas romanos, los carceleros de campos de concentración (¿sirven para algo?) más que a nada, tienen miedo al Carro solar. Les queman como el fuego los radios de la cruz real -el camino del hombre a la Tierra y su vuelta atrás, a los abrazos de la Madre Amante de bondad. Con ayuda del kolovorot y el auditivo transmisor, reino de modo intergaláctico en la Teocivilización. Mi pabellón auditivo sensible es abierto por la cresola. A los cristos grandes y menores compadezco en sus gólgotas. Bendigo con el nacimiento de lo alto a mis hijos poco obedientes y como Educadora los hago mejores, más bondadosos y ardientes. Tal es mi kolo real de la cruz, la gracia del Espíritu Santo en plenitud. Con ayuda de un millón de ojos y oídos del Trono sobremundial, comparto las cruces y controlo a la humanidad. Se dictan a la vez en la abertura sensible auditiva cin mil evangelios. El apostolado intergaláctico de las divinidades y teohumanos es regio.   (Extracto del libro LA DAMA DE ELCHE de Juan de San Grial, pág. 78)

Pin It on Pinterest

Share This