Otoño lacrimoso

Ya desde la mañana, adoro. Por telégrafo místico     entre barracas aldeanas, minné transmito. He llorado media vida como un cálica errante, peregrino divino. Me encontré en la celda carcelaria número 358. En la calle estaba el otoño lacrimoso. Las ramas se hincharon...

Pin It on Pinterest